Como empezó todo

Mi nombre es Ferrara Rafael,pero mi apodo es “Lello”.
Nací en Grumo Nevano (NA) el 07/05/1966 y procedo de una familia muy numerosa ,formada por once hermanos,yo era el noveno.
A siete meses nací; a cuatro años no hablaba, es decir no sabía pronunciar claramente las palabras, no sabía componer frases completas y no caminaba, creando sin duda problemas a quién me cuidaba.
Mis padres trabajaban en Frosinone y volvían a casa cada quince dias,màs o menos según las posibilidades y a las diferentes necesidades, en consecuencia el trabajo de cuidar y dirigir la familia era de mi hermana mayor. Una de sus tareas era de llevarme al colegio, pero ya que yo no quería ir, encontraba siempre la manera de hacer novillos, creando por su puesto debates con mis padres, debidos a mi obstinación de no ir al colegio.
Como resultado de mis merecidos suspensos, mis padres decidieron de llevarme a Ururi, en la provincia de Campobasso, dónde vivía mi tío, hermano de mi padre, con el objetivo de cambiar mi vida, para ser seguido por nuevas personas y para hacerme conocer nuevos espacios.
Pero esta experiencia fue un fracaso porque no obtuve los resultados deseados; así que volví a Nápoles y decidí de irme a trabajar.
Se puede entender que mi adolescencia fue muy agitada.
Yo tenía diecinueve años y ,como todos mis compañeros, tenía novia. Yo era católico pero no practicaba mi religión, contrariamente a mi tía, la cual era practicante y muy devota, organizaba muy a menudo peregrinaciones en Oliveto Citra, un pueblo de montaña en provincia de Salerno, dónde se encontraban restos de un castillo abandonado en la que se verificaban apariciones de la Virgen María.
Un día mientras iba a ver mi novia encontré mi tía, me paré para hablar con ella, la cual me invitó a uno de sus peregrinaciones a Oliveto Citra.
Yo muy sorprendido de su invitación, rechazé,pero ella insistió.
Entonces muy curioso de su insistencia, le prometí que un día iría a este lugar, pero con la condición de no hacerme entrar el la Iglesia y de no hacerme rezar, por qué no sabía ninguna oración, ni siquiera El Avemaría. Así mi tía me aseguró diciendome que yo no era obligado entrar en la Iglesia y que podía quedarme delante de la entrada o recorrer el país.
Era el día 8 Diciembre 1985 y mi tía estaba organizando el peregrinaje por Oliveto Citra y yo, como prometí, tenía que ir. Esperaba que mi novia viniese conmigo,pero ella no quiso, así que tuve que ir solo, para hacer feliz mi tía.
Durante el viaje , en el autobús, repetían el santo rosario y yo me sentí incómodo y ya me estaba arrepintiendo de mi decisión.
Cuándo llegamos, habían muchas personas que rezaban y que hacían cola, en una escalera con el objetivo de entrar al castillo.
Yo también, curioso, empecé la cola: quería ver que había delante o detrás de la entrada.
Pero una vez entrado, no ví nada en particular , y de consecuencia me fui.
Mientras yo bajaba las escaleras, que terminaban en la plaza que se encontraba delante del castillo, levanté los ojos hacia la entrada, la miré fijamente y sentí mi corazón latir a mil.
Impresionado por este acontecimiento, me pregunté cosa me estaba pasando, creí que probablemente era la atmósfera de aquel lugar, pero no podía darme una explicación.
De repente,mientras miraba la entrada , vi una gran luz blanca con la imagen de una cruz. Después esta imagen se abrió y entrevi el perfil de una mujer con las manos abiertas , como signo de abrazo, en seguida las unió y con una cara que miraba hacia la derecha y a la izquierda.
Me quedé asombrado , no me di cuenta de lo que me estaba ocurriendo.
Inmediatamente huí con las lágrimas en los ojos,quería quedarme lejos de la multitud. Yo lloraba y no quería hablar con nadie, pero sentía dentro de mi una gran paz.
En algú momento vi llegar mi tía, muy preocupada, y me preguntó lo que me pasó, pero yo no le conté nada porqué yo tenía miedo que ella pudiese contarlo a todos. Aunque ella me tranquilizó diciendome de no preocuparme y que mi acontecimiento era un segreto entre nosotros,así que le expliqué todo lo que me pasó.
Transcurrí el resto de la noche en silencio y luego,por fin, volvimos a casa.
Desde aquel momiento el deseo de regresar era muy grande.
Después de algunos días vi mi tía y le pregunté cuando era posible ir otra vez al peregrinaje en Oliveto Citra y ella me contestó diciendome que otro grupo se iba el lunes siguiente,así que aprovechéy decidí de unirme a ellos. Partí por mi segundo peregrinaje, me dirigí hacia la entrada,pero esta vez no vi nada; aunque yo sentía siempre una gran paz dentro de mi, y cuando volvi a casa me prometí de regresar otra vez.
Era el 30 de Genero 1986 cuando regresé por la tecera vez al castillo y había muchísima gente,como siempre. Hice la cola, y mientras intentaba de subir las escaleras, yo trataba de rezar diciendo “Ave Maria,Santa Maria” ya que no la sabía por completo.
Mientras rezaba,de repente, no vi nada de todo lo que me rodeaba; sólo había una gran luz que se volvía siempre más fuerte; en esta luz vi una magnífica mujer, poseía una gran capa celeste, un cinturón dorado y era apoyada sobre de una gran nube, con un niño entre los brazos y me dijo: “ No tengas miedo, soy la madre del cielo. Amate,amate y no tengas miedo mi hijo. Empieza a ir a misa. Reza,reza”.
Después se inclinó hacia mi frente, me la besó y me desmayé. Me llevaron a la “Reina del castillo” donde me asistieron.
Cuándo me recuperé yo era rodeado por todos los que me recuperaron, me preguntaron qué pasó; pero yo no paraba de decir dónde se encontraba la mujer que me besó mi frente. Ellos no entendieron, pero sentían un gran perfumen proceder de mi frente. Entre los socorristas y las personas que se encontraban allí estaba Padre Mario Baraglini y su secretaria Anna Ghibellini, que eran allí como peregrinos. (más…)

Continuar leyendo

Siguiendo Maria

Después de este episodio, volví a casa, mi vida cambió rapidamente, sin que yo me di cuenta. Yo era atraído por la belleza de este mondo espiritual, para mi desconocido; de hecho mis amigos notaron en mi un gran cambio,pero yo no sabía como explicarlo, aún intenté hacerlo varias veces. Esta transformación suscitó entre ellos mucha curiosidad, así que algunos de ellos decidieron de seguir esta adventura. Un día , mientras estaba rezando con mi familia, me apareció la Virgen diciendome  “ No tengas miedo, hijo mío, porqué hoy te confío a un Padre espiritual que te guiará “ y yo le pregunté “Quién es?” y ella me dijo “ Padre Vincenzo Cuomo”y yo contesté que no lo conocia pero ella me tranquilizó  diciendome “No te procupes hijo mío, lo encuentrarás y le darás este mensaje, el sabrá” y me dio un mensaje privado para el. Fui a la parroquia para preguntar informaciones sobre este sacerdote . Así que, con la ayuda de mi tía y de otras conosciencias parroquiales, conseguimos conocer padre Cuomo, que lo encontré en su parroquia que se encontraba a mas de 20 km de mi casa, en compañía de mi tia y de mi madre,que siempre eran cerca de mi lado desde hace el empiezo de mi adventura. Durante el trayecto crecía en mi un gran miedo debido a este encuentro, y mi tía como hacia a menudo, me tranquilizaba diciendome “Si es la Virgen que te envía, no tienes que tener miedo”. Llegados al lugar, mi tía fue a hablar con el cura adelantandolo sobre mi, y mis intenciones de hablarle; el quiso verme en privado,quedando mi madre y mi tía rezando. Padre Cuomo notó en mi mucho miedo, el también me tranquilizó y me invitó a hablar, yo empezé diciendo “Padre no sé si usted me cree, pero tengo un mensaje para vosotros que procede de la Virgen” y el levantó las cejas y me miró sorprendido. Entonces dije “ El día 26 de este mes pasará lo que usted está rezando” el me apoyó su mano sobre mi espalday dijo “ Ten cuidado de lo que estás diciendo ,quédate en silencio y veremos los frutos. Nos veremos el día 26”. El día 26, regresé,como el cura me dijo, siempre seguido por mi madre y por mi tía. Cuándo entré en la Eglisa, el era feliz, vinió hacia mi,tomó mi mano y me llevó en la sacristía y me dijo “ Hoy pasó un gran acontecimiento; se realizó, después de mucho tiempo, una curación por la que yo rezé mucho. Una monja que no se levantaba de la cama desde mucho tiempo vinió a recibir la comunión, moviéndose autónomamente”, después me pidió silencio y obediencia, para entender la origen de los signos. Desde aquel momento el fue mi guía espiritual. (más…)

Continuar leyendo

El nacimiento del primer cenáculo

Aún la privacidad que me preguntó padre Cuomo, la noticia de lo que estaba viviendo era ya filtrada.  De hecho una noche del mes de Junio del 1986, mientras caminaba por las vias del país, me pararon cuatros conocidos conciudadanos (Salvatore Chiatto, Rosario Cristiano, Rosario Conte, Antonio Del Prete) que me preguntaron informaciones sobre lo que me estaba pasando. Mientras hablaba de mi experiencia, expresé mi deseo de crear un grupo de oración y asi hice. Nos encontrábamos cada semana a casa de mi tía para recitar el santo rosario y con el pasar del tiempo el grupo crecí más, pero encontramos muchos problemas con el espacio, y por esa razón, después de dos años en una aparición de la Virgen, ella nos preguntó de ir a rezar en la casa del Señor. Ya que mi sacerdote, Don Mimmo de Rosa, conocía mi historia por que yo y mi familia nos convertimos en parroquianos, siempre presentes en las varias celebraciones, yo le pregunté si era posible reunir nuestro grupo de oración allí.

El acceptó con mucha felicidad y se puso a disposición por ser guía espiritual del mismo grupo y al mismo tiempo, diviniendo mi guía espiritual. (más…)

Continuar leyendo

Roma, los “hermanos de la palabra”

Un día del año 1988 mi amigo y yo, nos fuimos a Oliveto Citra para vivir nuestro momento de oración. Aquí participamos a la santa misa presidida por un sacerdote misionero cuya homilía me gustó mucho; decidí que yo tenía que conocerlo, así que, al término de la misa, me presenté y como si fuese todo predeterminado, la misma noche nos encontramos a su casa y condividimos nuestra expériencias.

Después de un tiempo el vino a mi casa para celebrar una misa, creando un légamen de amistad y haciendo crecer en mi el deseo de entender cosa Dios querí para mi. Un día, regresando de Oliveto Citra, participé a una de sus tantas misas y había un pasaje del Evangelio que decía : “ Dejad que los muertos entierren sus muertos” que me impactó mucho, aunque no era muy clara, así que al término de la misa pregunté al sacerdote de explicarmelo y fue para mi la respuesta a mi solicitud y decidíde quedarme con él, preguntandole solamente la posibilidad de avisar mi familia que yo no regresaría más a mi casa; para mis padres no fue muy fácil acceptar mi decisión. En esta  casa yo vivía juntos a otros chicos y nuestra jornada se desarrollaba en oración y en servicios para la parroquía .El cura que me albergaba, quería que yo hiciera un discernimiento de mi vida espiritual, siguiendo las reglas de la comunidad, y viviendo mi expériencia con la Virgen en silencio, pero condividiendo con los otros el momento de la última oración del día. Después de algunos meses, este misionero non comunicóque teníamos que mudarnos en la comunidad “Hermanos de la palabra” a Acilia -Roma-  por qué tenía que reunirse con Madre Teresa. Yo no sabía a quién se refería, no escuché nada sobre ella, entonces el sacerdote asombrado por mi no conoscimiento , me contó la historia de esta monja y de sus obras. Antes de partir para Roma, hablé con mi familia que reaccionó con mucha maravilla sobre esta noticia; entendí la importancia que esta mujer poseía. Llegó el día de la salida , yo era curioso de conocer esta famosa figura.

Era el día 10 Octubre 1988, para mi fue un impacto muy fuerte, lleno de humildad y simplicidad, mirando en esta mujer muy pequeña de tamaño una gran fuerza interior y un gran amor. Nos bendeció uno por uno, rezamos juntos y nos  donó una medalla milagrosa. Después de este encuentro, empezó para mi una nueva vía en esta comunidad romana. Nuestras jornadas se desarrollaban en la oració y en el respecto de las reglas comunitarias. Un día, nuestro sacerdote misionero decidió, juntos a la monja Elvira de recibir en nuestra casa,los chicos del “Cenacolo”,chicos que tuvieron experiencias con la droga. Nuestro responsablenos pidió de ponernos al servicio de estos chicos, respectando las reglas de la monja Elvira. (más…)

Continuar leyendo

Mi experiencia en calcutta con Madre Teresa

Yo seguía mi vida dando servicio a la comunidad, en Roma, cuando nuestro sacerdote nos dijo de prepararme porqué yo tenía que partir para la India. La noticia no me emocionó mucho, tenia miedo y también mi familia, juntos a mi padre espiritual no estaban de acuerdo. La salida fue inminente,éramos en tres. Fue un experiencia muy dificil porqué tuvimos que hacer frente a diferentes dificultades,como por ejemplo no tener casa, de hecho Madre Teresa ers muy preocupada por nosotros, efectivamente éramos muy jovenes, y era muy dificil vivir en esta realidad, decidió de conseguirnos un alojamiento más adeguado.

Experimentando la realidad en Calcutta, llena de miseria y pobreza, poseía en mi corazón un llanto por todo esto sufrimiento,así que cuando tuve el placer de reunirme con la Madre de Dios, le pregunté “ Porqué no apareces aquí, pero apareces en Italia?”, y ella con una gran sonrisa me dijo “Hijo mío, si vengo en Italia es porqué vosotros habéis olvidado Dios y su Palabra. Yo no puedo pedir a estos hijos de ayunar, hacer sacrificios y penitencia. Ustedes son los que perdieron Dios y su Plabra, y yo vengo para renovarla”, realmente en esta experiencia vivida en India pude comprobar que en aquellas personas nunca faltaba la sonrisa. Después de un añ de vida en India inicié a sentirme mal físicamente, pesaba 39 kg. Mi situación estaba empeorando, tenía una fiebre muy alta y las monjas me cuidaban con métodos anticuados, los únicos que eran a dispocisión. En aquel momiento,Madre Teresa,que era muy preocupada por mi salud, decidió de retraerme en Italia, acompañandome ella personalmente, pero me pidió de no difundir noticias sobre su llegada, y me hizo  un dono a mi nuy precioso, su crucifijo, haciendome prometer de cuidar mi mismo. De Calcutta,madre Teresa me llevó a Bombay, avisandome que yo me iba a quedar en una casa para hombres, de su comunidad. En aquel lugar, nadie hablaba italiano, tuve mucho miedo de ser olvidado por Madre Teresa, tal vez con muchos  compromisos, mi temor era tan evidente que las personas que se encontraban allí se dieron cuenta de mi miedo e intentaban de tranquilizarme. En las paredes de mi habitación me di cuenta de la imagen de la Virgen y pasé toda la noche arrodillado, rezando y pidiendole que el día después Madre Teresa no se olvidara de mi. De hecho fue una gran felicidad volver a verla el día siguiente. Durante el vuelo yo tenía la fiebre, y ella poseía con si misma una cubierta con la que se cubría, pero en algún momento ella me tocó la frente para controlar mi temperatura y luego me cubrió con su cubierta, que ahora  guardo muy celosamente. Fue un viaje largo pero inolvidable; aún mi estado de salud, fue un dono muy grande volar con Madre Teresa. Para mi fue como una verdadera madre, amable y cariñosa. Llegados al areopuerto, Madre Teresa vio la presencia de muchas personas y ella me preguntó la motivación, yo le dije simplemente :”Madre, esta es solamente mi madre con una parte de mi familia” y Madre Teresa quiso conocer personalmente mi madre, la abrazó y la bendijo por tener una familia tan numerosa. Donó a todos una medalla milagrosa, nos bendijo y se fue.

Volví a la casa de mi madre para recuperarme, pero cuando me recuperé, regresé a la comunidad de Acilia, con mucha delusión por parte de mi familia, que esperaban mi regreso para siempre. Regresado a la comunidad, vivía mis días como si nunca fuese pasado. Terminaron los trabajos en la estructura que tenía que recibirnos en Calcutta, y nuestro sacerdote misionero, que se quedó ahí, me envió unas cartas dónde me pedía de regresar a Calcutta con la monja Elvira y sus chicos, y así que hice, llevando conmigo un amigo mío, Franco De Santis. Este viaje fue para mi mas sereno y alegre  respeto a aquella precediente, porqué ya sabía lo que me esperaba, yo no era sólo, tenía mi amigo, la monja Elvira sus chicos y Mirka, la hermana de la vidente de Medjugorje Marja Pavlovic. La llegada en Calcutta fue muy agitada ya que con la monja Elvira y Madre Teresa nosotros teníamos que estar en movimiento, con el fin de encontrar nuevas estructuras para la comunidad de la hermana Elvira en Calcutta.

Ahora no me acuerdo de preciso las fechas, pero me acuerdo exactamente el momento que marcó mi vida para siempre. Era el mes de Diciembre del año 1990, un grupo de chicos y yo, después de un periodo de formación, teníamos que dar los votos a los “Hermanos de la Palabra”. Pero yo tuve un instante de temor porqué no entendía si se trataba de una llamada del Señor o sólamente me sentía involucrado en esta situacióe alegria. En mi podía sentir la convicción de amar Dios y yo era consciente de decir mi “SI” a Dios, pero no me sentía totalmente seguro, no me sentía merecedor y hablé con mi sacerdote que me sugirió de hablar con Madre Teresa y así hice. Aunque tuve mucha dificultad , ya que no hablaba inglés, fui capaz de hacerme entender por Madre Teresa, y ella con mucho cariño me tranquilizó diciendome :” No te preocupes, puedo notar que tu no has encontrado la rama dónde apoyarte, cuándo la encuentraras , te pararás. Harás, al mismo tiempo, una consacración que durará el tiempo que te quedarás aquí en Calcutta,” y así fue, después de pocos días desde la consacración de mis hermanos en camino  yo también hice mi promisa.

Era el 25 del mes de Diciembre del año 1990 y tuve una función sólamente para mi y para otro chico. Qué emoción! Un momento inolvidable. Acabo de entrar en la capilla de la casa madre, y  obtuve un gran signo; era presente una gran estrella con la Virgen al interior, igual a aquella de Oliveto Citra, y esto fue para mi una gran confirma. Hoy, muy celosamente, guardo con mucha felicidad  la grabación que documenta esta experiencia, video que me fue autorizado por la misma Madre Teresa. Después de la consacración, seguí mi vida en Calcutta, ayudando Madre Teresa,  a los hermanos más desfavorecidos y trabajando en sus casas. (más…)

Continuar leyendo

El Regreso a Italia

Después de un largo período en Calcutta, tuve que regresar a Italia porqué me enfermé otra vez. El tiempo de recomponerme y regresé a la comunidad de Acilia, pero después de poco tiempo, no sé la motivación, la unión de la comunidad de la monja Elvira y la de los Hermanos de la Palabra se disolvió y yo volví a Naples y consulté a mi padre espiritual que, como siempre hizo, me ayudó a aclarar mi vía . Pasé días y días  rezando y se iluminó en mi corazón el deseo de recomenzar, ya que yo poseía muchas maravillas que Dios me donó y no podía tenermelas solamente para mi; pedí a mi Padre espiritual de ponerme a disposición su casa en Grumo Nevano. Después  de mi insistencias, me la concedió y así conseguí mi paz y mi casa. En aquel lugar vivía Antonio y yo, actualmente mi cuñado, y nuestros días los pasábamos en oración, evangelización y la escucha de los más desfavorecidos. Fuimos ayudados, diariamente por grandes amigos : Esterina, Giuseppe y Maria Pia pero esta última vivía en Bari, así que su presecia era  ocasional pero siempre excelente. Pasamos en esta casa mucho tiempo y se divulgó la fama de nuestra realdad. Bajo la dirección de nuestro padre espiritual y de Maria, viviamos en silencio y en la oración juntos a los jovenes de nuestro grupo. La casa fue llamada : “ Escuela de Maria”, porqué cotidianamente era ella que nos educaba y nos conducía en los momentos más dificiles, poque tuvimos muchas caídas y hicimos muchos errores.

Puesto que la participación  de los hermanos aumentaba cada día más, la casa era pequeña para contenerlos todos, así que decidimos de abrir un pequeño laboratorio de artículos religiosos para obtener más dinero el cual habría sido usado para comprar una casa más grande; pero la providencia de nuestro Señor nos ayudó, agunas monjad de Pompei nos ayudaban a hacer algunos trabajos con los rosarios y los cuadrados. Pero para conseguir más dinero, pensamos pedir ayuda a algunas personas, pero la Virgen en una aparicioón, nos dijo que no teniamos que pedir dinero, sino confiar solamente en su hijo Jesus y así hicimos. Rezábamos por la Santa Providencia hasta que una noche, nos encontrábamos en la casa de Esterina y tuvimos una aparición en la que Jesus, con decisión me dijo :” Hijo mio,llegó la hora de lo que estabais buscando. No os preocupéis, en poco tiempo recibiréis unas llaves. Confíen en Mi y en Mi Madre” y así hicimos , rezamos y confiamos. (más…)

Continuar leyendo

Comunidad escuela de Maria en Mariotto – Bari

Un día Maria Pia me introdujo a una señora,Antonietta, de Bitono -Bari- , que estaba acompañada siempre por su marido, pero el nunca entraba en la casa, esperaba su mujer en el coche porqué decía de no creer en Dios. En una de sus visitas, yo salí de casa y finalmente tuve el placer de conocerlo. Intercambiamos unas palabras y lo invité a entrar para ofrecerle un café y le mostré nuestra casa, pero en realidad era una tienda que nosotros la destinamos a ser una habitación. El se quedó asombrado por el lugar en el que nosotros vivíamos, pero sin muchas palabras se fue con su mujer. El día después , el pidió a su mujer de regresar, y ella  me lo contó sorprendida porqué, conosciendo muy bien su marido, era inusual su actitud. El marido de Antonietta insistía en regresar porqué afirmaba de quererme hablar y que se quedó marcado por nuestro  encuentro. Una semana después vinieron y el me hizo muchas preguntas , pero en realidad yo no entendí claramente la motivación. Yo creía que el quería participar a nuestro camido de fe, pero el me contestó afirmando : “ No, absolutamente no” y continuó diciendo “ Desde cuando te vi, me quedé asombrado por tus ojos y por tu semplicidad , así que tuve el deseo de volver a verte” y al final me preguntó si yo era disponible a mudarme, si yo tuviese la posibilidad,  y mi contestación  fue que si era la voluntad del Señor  yo lo habría hecho. Entonces el antes de irse , me quedé asombrado y sin palabras porqué  me ofreció las llaves de su casa de campo. Nosotros conectamos inmediatamente  las llaves a la palabra de Dios, fuimos muy felices. Esta historia la conté a mi madre porqué tenía miedo de cambiar realidad, de irme en un lugar desconocido, pero mi madre me tranquilizó diciendome que si todo esto era la voluntad de Dios  todo estaría bien, y también mi padre espiritual, sin dudar, nos dio su aprobación, su apoyo y su amor. Encontré Maria Pia y el marido Pino en San Giovanni Rotondo, juntos a mi madre, Esterina, Antonio y a mi padre, para conocer la mansión. Esta última era hermosa, grande y por su puesto habitable . En el viaje de regreso  analizé las diferentes problemáticas como gestionar una casa así grande solos,ya que Esterina nos dijo que no nos iba a seguir inmediatamente y sobre que tipo de servicio ofrece una residencia asi aislada. Pero nunca nos desanimamos y nos abandonamos a la voluntad de Dios. Pero en nosotros no era muy clara la tipologia de personas que teniamos que ayudar, asi que propuse que el primero que hubiera venido a pedir ayuda, en aquella dirección nosotros nos habríamos orientados. Después de algunos días llegó delante de nuestras puertas un drogodependiente. Ya que en pasado he cooperado en la comunidad de la monja Elvira , tenía experiencia con estas personas, sabía perfectamente la dedicación completa y importante. Hablé con Antonio y Esterina y no fue muy facil tomar esta decisión , la palabra “ adictos” los asustaba, en particular Esterina dijo: “Solamente la palabra “adicto” me da miedo; y quién lo dice a mis hijos?!”. Pero el deseo de “hacer” era más grande que nuestros temores . finalmente Antonio, este chico drogodependiente y yo nos mudamos en Bari, desnudos de todo,confiando en la providencia.

Una vez ubicados, fijamos unas reglas : la oración y los trabajos en el campo. Los chicos que querían entrar en la comunidad , hacían un coloquio en el que se señalaban las reglas principales,  ayuno de televisión, de cigarrillos y mucho más, nos fundamentamos en la Cristo-terapia. Los frutos de este trabajo se veían día cada día, tanto que cuando el párroco Mariotto nos visitó se quedó emocionado por nuestro trabajo y empezó a transcurrir sus días con nosotros , celebrando la misa en la estructura, porqué algunos chicos no se sentían listos de dejar esta realidad segura. El Señor nos ayudó, la providencia nos sostenía en todo, teniamos también la gracia de tener una capilla solamente para nosotros  con el don de la Eucaristía. Entre monjas, sacerdotes y laicos, recibíamos peregrinos en toda la estructura , para vivir juntos  los momentos de oración y de condivisión,porqué la comunidad era abierta a acoger todos y la mayoría de las personas se sorprendían en verme como responable, ya que era muy joven y pequeño.

No siempre yo era capable de conciliar mi vida mística y la vida dificil de algunos chicos , ellos necesitaban de tranquilidad y serenidad para superar sus propios problemas , pero algunos peregrinos venían para encontrarme y escuchar la palabra de Dios y gestionar estas realidades totalmente diferentes , no eran muy faciles.
Efectivamente fue muy facil perder el control de la situación, y mi padre espiritual se dio cuenta  que algo no estaba claro, decidió tomar el mando. Hizo una reunión singolarmente con cada responsable de la estructura y por ultimo la hizo con mi; quería claridad  y yo en lagrimas le conté lo que pasó, pero aquí por respecto de la privacy de estas personas no puedo contar; pero todavía llevo adentro el dolor de la derrota, y yo era el responsable. Don Mimmo preguntó obediencia y nos dijo de regresar a nuestras casas. Como siempre , aunque en las dificultades, Dios manifestó la magnitud de Su Amor paterno,  de hecho hizo encontrar la monja Elvira y yo, y decidimos de acoger en nuestra estructura  los chicos  de la monja y eso permitió de no dejar solos nuestros huéspedes en el momento en que  los responsables y yo tuvimos que regresar. Aún hoy siento el dolor del desplazamiento con la estructura y con los chicosque tanto hemos querido y amado. Desde entonces no fui nunca más en esta comunidad . Nos quedamos sin nada y así volvimos a casa. (más…)

Continuar leyendo

Regreso a casa

Los errores siempre se pagan, y yo los pagué amargamente, pero entendí y aprendí que Dios actua seriamente.
Cuando volví a mi casa, no fue muy facil recuperarme de esta delusión, no tenía fuerzas. Las unicas palabras que retumbaban en mí, eran aquellas de la Virgen, que me dijo : “Hijo mío, mirándome, tienes que sufrir” y eso me dio mucha esperanza para una recuperación futura. Todos los días yo iba a Pompei, y siempre estaba en estrecho contacto con mi padre espiritual, pero siempre el intentaba  desanimarme, sobretodo cuando yo le preguntaba si podía tener otra oportunidad en la comunidad, y el siempre me contestó diciendome de hacerme una vida y de reconstruirmela y continuamente me decia : “tu piensas  que te estoy haciendo daño, pero algún día me agradecerás”. Me resigné y intenté reconstruir mi vida;  conseguí un trabajo y tuve una novia , ella también muy devota. Traté de seguir adelante, con mi simple vida, pero en mí sentía el deseo de ser completamente de Dios, a su servicio. Aún conducía una vida normal, estaba programado un matrimonio, el mío, aunque no quería, vivía algunas esperienzas de evangelisación y de ayuda hacia los más desfavorecidos; El Señor seguía actuando a través de mi,se servía de mi continuamente. De hecho, un día , mientras yo paseaba juntos a mi novia, vi desde lejos, un gupo de amigos que venian hacia nosotros y me avisaron que habia un chico dentro de un contenedor de basura.

Mi novia me vio con una mirada cómplice, sabiendo perfectamente lo que yo habría hecho; en efecto corremos al lugar y después haber escuchado aquel joven, lo miré directamente a los ojos y le pregunté si yo podía ayudarlo, el asustado, pensó que yo lo hiba a llevarlo a la comunidad, rechazó inmediatamente, pero le hice entender que yo lo hida ayudar personalmente. Tenia la necesitad de entender si el era verdaderamente convencido de cambiar estilo de vida; lo puse a prueba más veces. Le pregunté de venir a mi casa, pero por dos mañanas consecutivas no me hice encontrar, pero observando que el, a pesar de todo, regresó la tercera mañana ,pude  notar en el costancia y determinación, le di la bienvenida en casa, ya que mi madre dio la disponibilidad de acoger un nuevo hijo. Esta fue para mi la confirma que Dios me llamaba para el servicio del próximo. Para empezar el camino de cura de Sandro ,que para mi era un camino hecho solamente de amor y oración partimos con mi padre y nos dirigimos a Val d’Aosta, donde fuimos alojados en la casa de mis amigos, por algunos días. Una noche, después de una semana de abstinencia, Sandro se acercó a mi cama y me agradeció por todo lo que yo estaba haciendo por el, y me besó los pies. Fue para mi  una acción conmovedora y emocionante y desde aquel día se convirtió en parte de mi familia y todos mis hermanos lo acogieron y lo amaron. (más…)

Continuar leyendo

El viaje por mi nueva vida

Sandro, vivió en la casa de mi madre por un tiempo, trabajaba en una fábrica de calzado y yo en una sastrería. Pero sentía que así no podíamos seguir. Una noche escuché la voz de Jesus en mi corazón, que me dijo :” Hijo mio, empieza una nueva vida para ti”;estas palabras se quedaron grabadas en mi mente, me hacian pensar, asi que Sandro y yo reunimos el dinero que teniamos por el viaje, y partimos por un destino desconocido. Era el año 1988. En aquel periodo ocurrió el terremoto en Umbria, de hecho durante el camino vi las casas destruidas, y yo también de alguna manera me sentía así, pero tenia el deseo de recomenzar  una vida, caracterizada por el silencio y refugio. Nos paramos en Assisi, Sandro me preguntaba el programa, lo que el y yo teniamos que hacer en aquel lugar y yo lo tranquilizaba, pidiendole de rezar por Dios que haría lo necesario para nosotros, y así fue.

Recibí la llamada de mi amigo, que siempre yo solía llamarlo “Papá Sanzio”, por qué me ayudó desde el empiezo de mi camino, y aquel día me pidió una oración. Sanzio vivía en Polverigi -Ancona-, mientras hablábamos me pregunó dónde me encontraba y,escuchando que yo me encontraba en Assisi,  se quedó curioso sobre la motivación que me llevó ahí. Yo le dije que no quería nunca más regresar a mi casa y que deseaba recomenzar mi vida, come el Señor quería. Su disponibilidad fue inmediata y me invitó a su casa por un tiempo. Pasó un mes y no conseguí nada de concreto, me sentía un peso por la familia de Sanzio, aunque el me seguía diciendo que quería ayudarme, como hace un padre. El mismo me puso en contacto con una volontaria de la Caritas de la ciudad de Fermo, con la finalidad de encontrar trabajo. Nos dirigimos a Fermo para conocer Antonietta que me llevó a algunas fábricas para conseguir algun trabajo, pero no encontramos nada.  Luego,mientras salíamos, vi una fabrica  y pregunté a Antonietta de ir allí, aun cuando,según ella era muy dificil que yo lo encontrara en aquel lugar , pero yo quise lo mismo ir. De hecho, por fin conseguí trabajo tanto para mi como para Sandro.

Como puedo no reconocer la providencia de Dios? Sanzio lo sentía de dejarnos pero yo lo tranquilizé y lo saludamos. Antonietta no podia recibirnos por la noche, justamente, por qué no nos conocía, pero nos dio una dirección hacia una iglesia abandonada, y nos recomendó tener cuidado por qué la estructura era peligrosa. Vivimos en aquella iglesia,dónde dormíamos en la rectorí por tres semanas; el trabajo iba bien, aunque tuvimos muchas dificultades y tenía que incentivar Sandro que quería irse. Una noche le pedí de no quejarse, sino de ir a rezar en la iglesia porqué la providencia nos iba a ayudar, sobretodo si era el, el que rezaba. Después que comimos el usual bocadillo, de mala gana Sandro se convenció y fuimos a rezar el santo rosario. El dia después, al regreso del trabajo, una señora nos esperaba delante de la iglesia. Pensamos que era llegado el momento de mudarnos, pero nuevamente el Señor hizo maravillas para nosotros. La señora Luciana, era muy procupada por nosotrosporqué aquel lugar era muy peligroso, y nos pidio de recoger mis cosas y de seguir ella, a su casa, dónde nosotros seríamos alojados en su desván. Para nosotros era un gran don recibir todas la comodidades de una casa verdadera, no nos parecía verdad.Yo me quedaré siempre agradecido a Luciana por lo que hizo, para recibirnos sin conocernos, y teniendo una  grande cruzque llevar : el marido con graves problemas de salud. Justamente, después de un mes, Sandro y yo queriamos devolver su disponibilidad, nos trataba como si fueramos sus hijos, cocinando, pero Luciana no quiso nada, al contrario nos agradeció, por qué nosotros mimamos su marido y por qué le alegrábamos su casa. Pero nuestra intención no era de aprovecharnos  de su hospidalidad, y pues teniamos la necesidad de espacio, y decidimos de buscar otra casa solamente nuestra, y así, a través de la ayuda de Luciana y de Antonietta, la encontramos y fueron así  generosos de hacerla muy habitable. Y desde aquel momento empezó mi nuevo camino, viviendo mis esperiencias místicas en silencio y en la oración.

Tras un largo período, Sandro, por motivos personales, regresó a Naples y yo seguí mi vida en Marche siempre en silencio y en mi tranquilidad cotidiana, asistiendo a grupos de oración.

En la foto se pueden ver Elio y su mujer Flora, amigos de Polverigi – Ancona- . amigos que, como papa Sanzio, me ayudaron y apoyado por años. Abrieron las puertas de su casa para acoger el grupo de oración, que siguen reuniendose. (más…)

Continuar leyendo

Un encuentro no casual

Era un caluroso día de Junio, del año 2008, tomaba el sol en la playa, y cerca de mi se encontraba un hombre. Su rostro era dolorido y perdido, le pregunté la hora  y aquella pregunta fue para mi una ocasión para conversar entre nosotros, y el me preguntó mi nombre y mi respuesta fue : “ Raffaele”, el con tono ironico “Ah Don Raffaele” y desde aquel momento, como magia nos confesamos recíprocamente los dolores mas intimos y profundos. Desde aquel dia empezamos a pasar tiempo juntos, y yo miraba siempre más su alma, y mientras hablabamos le pregunté que religion profetizaba, y el me dijo que era católico, pero no practicante y mientras nos interrogábamos,le dije que yo una vez a la semana iba a un grupo de oración. Enzo fue muy intrigado de este camino y más veces  me pidio de participar y le asegúré que algun dia lo traería conmigo. Después de algunos meses, donde más veces Enzo me pedía de ir conmigo, pero nunca sucedía, el empezó a dudar si yo verdaderamente hacia caminos de oración.

Un día le dije que la noche siguiente, había un encuentro en Fermo, y si el quería, podía venir conmigo. Enzo acceptó con felicidad esta propuesta, como su participación a aquellos momentos , y su precencia en los encuentros, trabajo permitiendo, se hizo constante.Entretanto , muy lentamente empezé a contarle mis experiencias místicas y el se quedaba siempre asombrado. Con mucho gusto vi que Enzo participaba a las misas dominicales, y poco después partimos por Assisi, para un retiro espiritual. Era el 6 de Jenero 2009. Cuando empezó el viaje, empezamos a rezar  y fue una ocasión para Enzo de abrir su corazón totalmente al Señor. Llegados en Assisi, entramos de repente en la eglisa y le aconsejé  de confesarse. El me miró con aria amenazante , rechazando, buscando algunas excusas inutiles, pero al final alcanzé persuadirlo. Nos confesamos, aunque fue fuy dificil convencer Enzo, porqué siempre utilizaba excusas inutiles. Mi confesión era incentrada sobre el, y cuando mi confesor entendió con cual sacerdote Enzo se estaba confesando, se preocupo poqué, segun su opinion no era muy adapto. Cuando terminamos las confesiones,nos encontramos yo era muy preocupado por la reacción  que podía haber tenido Enzo con la confesión hecha, pero cuando lo vi, el era satisfecho, sereno y alegre, con las lagrimas a los ojos  me dijo : “Estoy bien, encontré un sacerdote que aclaró mis dudas , me siento renacido, me siento un hombre nuevo”. A través de estas experiencias  nuestras vidas caminaron paralelamente, siempre con mayor intensidad y también ahora nos unimos en el camino con María hacia Jesús. (más…)

Continuar leyendo

Mi camino con “Los peregrinos de Maria”

Mi camino religioso, con el don de Enzo, que el Señor puso a mi lado  asi como enviaba los apostoles dos en dos, se hizo más intenso y abierto desde el 15 de Abril 2010 cuando, durante un momento de oración, me aparecio la Virgen, que me dijo “Hijo mío, hoy es un dia especial para ti, Jesus quiere que, cada primer sabado del mes, yo venga para dar un mensaje para l’humanidad, en cualquier lugar tu te encuentras. Este es el regalo que Dios quiere hacer a la humanidad. Gracias por haber contestado a mi llamada . Yo te bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo”. Desde aquel momento yo cada primer sabado vivo la gracia de recibir la visita de Maria, que venía aentregarnos mensajes para l’humanidad. En algunas ocasiones, son muchas las personas que vienen a vivir momentos de oración , condivisión y a onorar la Virgen, formando así una grande y numerosa familia, la familia de los “Peregrinos de Maria”. Yo vivvo mi vida en la semplicidad , trabajo en fabrica y en mi tiempo libre abro mi casa y corazón a todos los que necesitan una palabra de consuelo, a todos los que desideran conocer Dios y mi camino de evangelización, diviniendo siempre más exigente, y más pasa el tiempo y más aumentan  mis hermanos en Cristo. Hoy, hay algunos cenáculos de peregrinos en diferentes ciudades italianas, que nacieron a través de nuestro momento de condivisión  espiritual, que dejó dentro de cada corazón el deseo costante de buscar Dios, de evangelizar  y de encuentro con Jesus y Maria. (más…)

Continuar leyendo

Conclusión

Hablé de mis experiencias, alegres y dolorosas , porqué deseo gridar al mundo entero cuanto fue grande la Misericordia De Dios conmigo, aunque yo sea un pecador, El sigue operando y usándome para sus planes. Y como me dijo Madre Teresa “ Cuando encontraras tu rama, haras tu nido”, hoy puedo confirmar que encontré mi rama. Agradezco Dios que me dio el discernimiento de entender Su Voluntad sobre mi y yo he comprendido que tengo que hacer agir El en mi vida y vivir un día a la vez sin esperar nada, intentando de ser el mensajero de Su Palabra y un simple instrumento en Sus manos . Si, soy un peregrino de Maria, y puedo decir que haría de nuevo todo si tuviera que revivir mi vida, porqué Su amor es grande , me concedió la felicidad de vivir en Loreto, donde tengo la gracia de visitar todos los días la Santa Casa , donde ocurrió el milagro por excelencia, l’Anunciación del nascimiento de nuestro Salvador, con humildad, todo lo días , visito este santo lugar para rezar por todas las personas que confían en mi oraciones.

Quiero ahora devolver las testimoniancias de algunos hermanos en Cristo , para dar elogio al Señor y a las maravillas que cumple continuamente en nuestras vidas. (más…)

Continuar leyendo

Mensaje para la humanidad, donando por la Virgen a Lello, 3 de Noviembre 2018.

Fotos durante la aparición.

Queridos hijos míos,hoy también quiero invitar vosotros a vivir para las cosas del cielo, porqué, muchos entre vosotros viven en la tristeza y en l’angustia y no se sienten amados, yo voy a traer mi amor maternal.

Hijos míos, cuando sois tristes, yo sufro con vosotros, porqué todavía no podéis sumergirvos en un abandón hacia mi hijo Jesus, y os perdèis en el camino, pero cuando os alegráis, yo también me alegro con vosotros.

Si vosotros rezais, hijos mios, y sois constantes en la oración , vosotros podréis encontrar la paz a traves de l’acción de el Espiritú Santo.

Hijos mios, quiero ayudarlos a recuperar el amor que no pueden sentir; se necesita un camino de sanidad, déjando todo lo que no nos permite de ver y de sentir Su Amor.

Hijos míos, si decideis de seguir una vida de humildad , de amor hacia el proximo y de vivir en la verdad, vosotros seréis llamados “ Hijos de la Luz”.

Hijos míos, deseo que cada uno de vosotros se convirtiera en mi apóstol, para que yo pueda actuar a traves de vosotros para indicar el camino que vosotros no podéis recorrer.

¡SI! Yo deseo que cada uno de vosotros se convirtiera en apóstol, todos los que deciden de declarar y atestiguar el amor de mi hijo no tengáis miedo de testificar porqué yo seré con vosotros.

Mi hijo Jesus nos dona la gracia de hacerme venir entre vosotros, no para obtener la felicidad en esta guerra , sino para donar la felicidad eterna, porqué la felicidad no es de esta tierra.

Rezáis, rezás, rezáis para que vosotros podáis recibir el don de la paz, y yo vengo para donar la paz que cada día mi hijo Jesus dona a la humanidad.

Rezáis para mis hijos pastores, para los consagrados que sufren y que necesitan ayuda. Os invito a rezar sobre ellos, sin dar juicios, para que se queden siempre fieles a la llamada de Dios.

Rezáis, rezáis, rezáis para que se cumplan los planes que Dios tiene para cada uno de vosotros. Os agradezco de haber respondido a la llamada, os bendigo todos

(más…)

Continuar leyendo

Mensaje para l’humanidad donado por la Virgin a Lello, 6 Octubre 2018

Queridos hijos míos, esto yaqui entre vosotros, para que vosotros podáis conocer aún más el Rey de la Paz. Hijos míos, os invito a levantar la vista hacia el cielo, porqué es de allí que El llegara a ayudarnos, y yo vengo a la tierra para indicar el camino del cielo. Cuantos, entre vosotros quieren encontrar el Rey de la paz? Este es el momento, hijos míos de decidir percorrer las vias que Dios ha trazado para cada uno entre vosotros,con el fin de invertir l’eternidad.

Cuantos piden oraciones y gracias, pero yo os insisto a aprender y a elogiar Dios, para que se den cuenta de reconocer los pasos y solamente asi podrán reconocer los planes que ha decidido para cada uno, a través de los mensajes que os dona. Si vosotros no vivéis mis mensajes, no podréis comprender estos tiempos de misericordia y de gracia, por esto os pido de ayudarme.

Les he estado pidiendo por un tiempo que me ofrezcan sus corazones en reparación por los pecados, insultos y ofensas cometidas. Reza a mis hijos, para que aprendas a amar a los que te rodean, sin juzgar.

Digo a vosotros, hijos mios, seáis la luz del mundo, para ser siempre misericordiosos, a través la gracia, donada por loss sacramentos. Únicamente así podéis luchar el mal que cada día, os ataca con sus seducciones. Y vosotros que decís de amarme, os invito a pedir la gracia de quedarse a fijar la cruz, para que la cruz sea para vosotros la salvación.

Desde ella mi hijo me donóla gracia de ser vuestra Madre, y yo que me encontraba en medio de la multitud, no comprendía todo esto , sentí mi hijo dirigirse a su Padre, gritando : “ Todo está cumplido”. Y yo tambiém, hijos míos, vivía la escena de la muerte, y desde aquel momento comprendí que la muerte no existe, pero que mi hijo se durmió; digo a vosotros, hijos míos, de no llorar vuestros caros porqué sólo se durmieron.

Para esta razón, mis hijos, pedís la gracia de l’abandono para comprender los planes de Dios. Soy cerca de vosotros. Rezais, rezais, rezais , para que yo pueda quedarme para un largo tiempo con vosotros, para revelarles las cosas del cielo, porqué vosotros no sois de este mundo, sino habéis sido creados por la eternidad. Os bendigo a todos.

(más…)

Continuar leyendo

Mensaje para la humanidad donado por la virgen a Lello, 1 de Septiembre 2018

Queridos hijos míos, hoy también vengo con un amor maternal y donarles el Alentador de la paz, para que podáis acojerlo en vuestras vidas para ser también vosotros un don de paz.

Hijos míos, para obtener la paz ocurre purifiarse y para ser criaduras libres, no es necesario solamente de hablar de la Palabra, sino vivirla, actuarla y solamente asi podréis ser verdaderos portadores de paz.

Oh hijos mios , que fueron tocados por la gracia , os insisto a ser verdaderos testigos de una fe viva. Muchos todavía no actuan la Palabra de Dios que cada día es proclamada.

Mis hijos, mi corazón es triste por culpa de muchos hijos que se comportan como si no hubieron jamás conocido Su Perdón, haciendo un camino sin un fin. Mis hijos, digo a vosotros que desde hace mucho tiempo han vivido mi llegada, no podéis servir dos padrones, el bien y el mal, justificando que Dios comprende todo.

Mis hijos , el pecado tiene un nombre y cada persona que vive una vida desordenada, ahogando la cosciensa que se rebela, tienen un corazón lleno de tribulación.

Dónde abunda el pecado no puede vivir Dios. Hablo a vosotros que vivéis esta tristeza en el corazón, os pido de odiar el mal. Vosotros que cercáis el bien , no dejais ser seducidos por este mundo lleno de trampas. Satan es al acecho para afascinarlos por un amor no verdadero.

Mis hijos , soy cerca de vosotros en este momento de suferencia y aun tenéis que superarlo, no es paragonable a la eternidad. Rezáis hijos mios, rezais para que os encienda la esperanza. No tengais miedo de dejarse ayudar por mi hijo, que cada dia os indica la calle de percorrer a través de mis hijos pastores.

Rezais, rezais, rezais para que cada uno de vosotros pueda descubrir la historia que Dios quiere hacer.

Os bendigo a todos y vivéis todos los mensajes que son donados por el cielo, que no es Palabra nueva, pero Palabra ya escrita en los evangelios.

(más…)

Continuar leyendo
  • 1
  • 2
Cerrar menú

Send this to a friend