La statuetta dei pellegrini

Queridos hijos míos, hoy también con amor materno, vengo entre vosotros.

Mis queridos hijos, abrís vuestros corazones, para sentir y gustar las maravillas de mi hijo Jesús, que desde mucho tiempo me dona la gracia de estar entre vosotros en la tierra, para que no os sentáis solos.

Estoy con vosotros, y deseo consular todos, que no sentís el amor entre vosotros, porque habéis perdido el camino que Dios realizó para cada uno de vosotros, y os perdisteis con las cosas que os rodean.

No dejáis que lo malo os quite la gracia y que no os haga sentir vuesto corazón mas feliz.

Os invito, mis hijos a rezar para que vuestro corazón no se sobrecargue de todo lo que lográis liberarse.

Por esto estoy entre vosotros, para ayudar vosotros a encontrar el Rey de la Paz.

Pero si no vivéis la Palabra de Dios, y no os alimentáis de su Palabra que cada día es proclamada, vosotros, ¿mis hijos, como podéis enamorarse de Dios?

Yo no hago que repetir la Sacras Escrituras. No vengo para cambiar la Palabra, sino vengo para recordarla, porque muchos entre vosotros no pueden vivirla, y viven como si nunca conocieron su amor.

Por esto os pregunto de decidir de vivir los mensajes que yo os dono. solamente viviéndolos, podes saborear su paz. Os necesito, mis apóstoles, para que, a través de vosotros, podáis ser la Luz y testigos de la verdadera paz.

La paz se puede obtener solo con la unión de la Iglesia.

Mis hijos, os invito a ser testigos de vuestras parroquias, para que os conviertas en don para los otros.

Rezáis, rezáis, rezáis. Rezáis el Espíritu Santo, para que Él pueda siempre actuar en vosotros. Os agradezco y os bendigo a todos.

Escuchar el mensaje

Observaciones Generales

  • Nos encontramos, una vez más, en el genero profético, más que de exhortación. «Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación» (1Co 14, 3) . No se encuentra en este texto ninguna «revelación», ninguna previsión del futuro.
  • Este mensaje es donado en la Cuaresma. tenemos liberarnos del apego desordenado a las criaturas, y a luchar contra Satanás.
  • La religión del corazón aquí preconizada es sabrosa. Pues, es muy importante para nuestros contemporáneos, que tienen un perjuicio que la religión es aburrida, tormentosa y lúgubre. Notar los términos usados: Consolar, Gustar, Corazón Feliz. La «vida sobria» trae todas estas cosas.
  • El camino de los Peregrinos de María es de una ortodoxia perfecta. Es tan simple, eclesial, ordinario que algunos queden encontrar banal.

Comentario

  • “Mis queridos hijos, abrís vuestros corazones, para sentir y gustar las maravillas de mi hijo Jesús…para que no os sentáis solos.». Perfil y marca característica de los Peregrinos de María, son bien definidos aquí. El desafío de Medjugorje, como la nuestra, es de contestar a todas las terribles contestaciones:
    • «Las exigencias evangélicas son inhumanas.»
    • «El decálogo, la ley natural y los consejos evangélicos son siempre oprimentes y son infelices. Queremos ser libres y ser como todo el mundo.»
    • «Somos una pequeña inferioridad, perdida en un mundo incrédulo. Dios y los Santos nos olvidan y no se preocupan para nosotros.»
  • Respuestas a las contestaciones: Como en el tiempo de Moisés se trata de hacer experiencia, de no estar solos en el desierto. El desierto es austero, pero dilata el alma. Nos recordamos de nuestras cuaresmas del los pasados mas fervientes. Existe en Medjugorje como en Osimo, pasatiempo de una raza de cristianos que transpira la paz y la felicidad.
  • «Os invito, mis hijos a rezar para qué vuestro corazón no se sobrecargue de todo lo que lográis liberarse». Éxodo es la liberación del Egipto. nuestra experiencia tiene que ser aquella de la felicidad y de la paz del corazón, obtenida gracias a una ascesis rugosa pero suave. la libertad, en el sentido paulino, es a los opuestos de aquella del Mundo. Mas soy engendrado a la Ley de Cristo mas encuentro la verdadera libertad, resistiendo a la asfixia del consumismo y de la saturación del respiro, al final, encuentro la felicidad y la paz.
  • «Pero si no vivéis la Palabra de Dios, y no os alimentáis de su Palabra que cada día es proclamada… Yo no hago que repetir la Sacras Escrituras. No vengo para cambiar la Palabra, sino vengo para recordarla». Estas frases contestan a las objeciones que escuchamos por toda parte: «Nosotros no necesitamos todos estos profetas. Tenemos la Palabra de Dios; esta es segura y es suficiente». A través de su pequeño profeta, María no os dona una nueva revelación, pero conociendo nuestra inconstancia y nuestra frivolidad, como una madre, nos repita indefinidamente las mismas cosas.
  • «Solo viviendo los mensajes, vosotros podéis saborear su paz. yo os necesito, mis apóstoles para que, a través de vosotros, podáis ser … testigos de la verdadera paz». El indicador del apostolado de “Medj-Orivieto-Lello” es la demostración de la Paz que se lee en los rostros.
  • “La paz se puede obtener con la unión de la Iglesia. Sed los testigos de vuestras parroquias, para que diviniais don para los demás”. La gracia de Medjugorje fue concedida en primero a la Parroquia de San Giacomo, destinada ser el modelo para el mundo entero. A la misma manera, desde 32 años, la progresión de Lello y de sus amigos es liada a los párrocos en carga y a las parroquias territoriales.
  • Conclusión: entre la sucesión de los Mensajes, somos progresivamente entrenados sobre la vocación de los Peregrinos de María. No se trata de un movimiento de piedad, destinado a trasmitir un discurso nocional, sino de un movimiento evangélico. La vocación de esta familia espiritual es de realizar en las personas una experiencia de felicidad visible a todos.

Padre M.F.

Deja un comentario

Cerrar menú

Send this to a friend